¿Por qué al apego ansioso le atrae el apego evitativo?

¿Por qué al apego ansioso le atrae el apego evitativo?

¿Por qué al apego ansioso le atrae el apego evitativo?¿Por qué las relaciones donde hay una dinámica de apego ansioso y evitativo son tan comunes?  Hoy vamos a hablar de esto, desde el lado del apego ansioso. De las razones por las que alguien con un predominante estilo de apego ansioso le atrae el apego evasivo o evitativo. Aunque sean relaciones que parecen totalmente incompatibles desde fuera, tiene su explicación el porque son tan comunes.

¡Antes de nada me gustaría presentarme para los que no me conozcáis! Mi nombre es Marta Castelos, y soy psicóloga especializada en apego y trauma. Me encontraréis en tiktok y en instagram donde divulgo acerca de estos temas como @psicologamartacastelos, ¡podéis buscarme por ahí para ver más información interesantes acerca de vínculos y heridas emocionales! Y ahora sí, veamos como las razones por las cuáles al apego ansioso le atrae el apego evitativo

¿Quién elige a tus parejas, tú o tus heridas emocionales?

    Cuando tenemos heridas emocionales muy marcadas, suelen estar detrás de nuestra elección inconsciente de  relaciones de pareja. Aunque pensemos que elegimos pareja de manera más presente y consciente, hay muchísima información que manejamos a nivel inconsciente que nos hace repetir patrones en nuestros vínculos. Por eso si ves que tienes un determinado patrón relacional en tus relaciones es porque son tus heridas emocionales quienes eligen a tu pareja, y no tú.

Puede que también te interese mi artículo «apego ansioso: características y mecanismos»

¿Por qué al apego ansioso le atrae el apego evitativo?

No es que tengamos un imán y por eso nos sintamos atraídos por unas u otras personas. De forma inconsciente nos fijamos en determinadas características sin darnos apenas cuenta. Por eso hoy vamos a poner conciencia en estos patrones para poder romperlos y escoger pareja desde un lado más consciente para nosotros.

¿Cuáles son las razones por las que al apego ansioso le atrae el apego evitativo?

 

1- Sensación de desafío. El apego ansioso tiene un gran miedo al abandono y siente muchísima inseguridad de la permanencia de la relación. hay una extrema necesidad (por que esta necesidad la tenemos todos) de cercanía y conexión emocional. ¿Qué ocurre en este caso? Pues que la independencia del apego evitativo y su gran necesidad de espacio personal puede verse como un auténtico desafío para alguien con apego ansioso, para así tratar de resolver en el presente sus propios miedos y heridas del pasado.

2.- Deseo inconsciente de satisfacer necesidades insatisfechas en la infancia. Desde el apego ansioso hay detrás una gran herida de merecimiento, y a través de esa «lucha» por conquistar la atención y cariño, hay un intento de sanar heridas que se crearon en vínculos de apego del pasado tratando de sentir ese merecimiento de amor que no tuvieron.

3.- Repetición de patrones familiares. Si en el pasado vincular del apego ansioso había una figura de apego fría, distante y no disponible emocionalmente, es muy probable que busquemos inconscientemente repetir ese patrón conocido en nuestras relaciones adultas.

Aunque al final eso que nos atrae de la otra persona acaba siendo lo que nos acaba alejando. Esa independencia, esa supuesta «seguridad», necesidad de espacio personal… acaba activando el sistema de apego del apego ansioso y activando mecanismos automáticos para recuperar la conexión perdida. Lo que ha su vez activa el sistema de apego del apego evitativo, alejándose más al sentirse sobrepasado por las exigencias y reclamos. Es un círculo vicioso donde las necesidades de uno chocan con las necesidades del otro.

Por eso cuando son nuestras heridas emocionales las que eligen pareja, eligen a personas que las complementan aunque al final lo que crea es que las diferencias se marquen más o incluso que nuestras heridas se hagan más grandes. Por eso es fundamental para que podamos elegir pareja de forma consciente, independientemente de nuestro estilo de apego, que trabajemos en nuestros patrones relacionales y en nuestras heridas emocionales para poner vincularnos de forma sana.

¿Y eso cómo lo podemos hacer?

Pues primero y fundamental es conocer nuestras heridas, nuestra historia pasada y cómo nos afecta en nuestro presente, reconocer patrones vínculares presentes, aprender herramientas para autorregularnos y corregularnos adecuadamente, conectar con nuestro niño/a interior, ma(pa)ternarnos, revisar creencias…. sé que suena abrumador hacer todo esto por uno mismo. 

Para poder ayudarte a conseguir todo esto, independientemente de tu estilo de apego predominante y de la edad que tengas, puedes trabajar todo esto de dos formas:

  • Lo ideal siempre será en terapia, donde a través de un vínculo seguro y sanador, revisarás con un experto tu historia para darle el peso que tuvo, para sacar esa experiencia, conectar con tus emociones, necesidades, experiencias, ¡con tus fortalezas! Es un lugar muy potente para sanar tus heridas emocionales y tu estilo de apego inseguro.

  • Para los que no podáis o no queráis trabajarlo en terapia (o también lo podeís hacer a la par que estáis en terapia) os he creado el curso online Segurizando tu apego. Un curso muy potente donde os comparto desde la teoría y la práctica con las herramientas más pontentes que utilizamos en terapia para conseguir un apego seguro y sanar heridas emocionales. Si quieres saber más puedes pinchar aquí.

PD: También tenéis mi taller online de heridas de apego, que es un taller más cortito pero también potente para empezar a conectar y revisar tus heridas emocionales.

¿Quién elige a tus relaciones, tú o tus heridas emocionales?

taller heridas de apego
¿Por qué al apego evitativo le atrae el apego ansioso?

¿Por qué al apego evitativo le atrae el apego ansioso?

¿Por qué las relaciones de apego ansioso y evitativo son tan comunes? ¿Por qué al apego evitativo le atrae el apego ansioso? Hoy vamos a hablar de esto, desde el lado del apego evitativo. De las razones por las que alguien con un predominante estilo de apego evitativo le atrae el apego ansioso, o por lo menos en un principio. Aunque sean relaciones que parecen totalmente incompatibles, tiene su explicación el porque son tan comunes.

¡Antes de nada me gustaría presentarme para los que no me conozcáis! Mi nombre es Marta Castelos, y soy psicóloga especializada en apego y trauma. Me encontraréis en tiktok y en instagram donde divulgo acerca de estos temas como @psicologamartacastelos, ¡podéis buscarme por ahí para ver más información interesantes acerca de vínculos y heridas emocionales! Y ahora sí, veamos como las razones por las cuáles al apego evitativo le atrae el apego ansioso.

¿Quién elige a tus parejas, tú o tus heridas emocionales?

    Cuando tenemos heridas emocionales muy marcadas, suelen estar detrás de nuestra elección inconsciente de  relaciones de pareja. Aunque pensemos que elegimos pareja de manera más presente y consciente, hay muchísima información que manejamos a nivel inconsciente que nos hace repetir patrones en nuestros vínculos. Por eso si ves que tienes un determinado patrón relacional en tus relaciones es porque son tus heridas emocionales quienes eligen a tu pareja, y no tú.

Seguramente también te interese mi artículo: «apego evasivo: características y mecanismos».

¿Por qué al apego evitativo le atrae el apego ansioso?

 

Mucho se habla de porque el apego ansioso se siente atraído y ELIGE, matiz muy importante, a personas con apego evitativo. Ya que una cosa es que nos sintamos atraídos y otra muy diferente que eligamos quedarnos en una relación. Pero… ¿Y a la inversa? ¿por que al apego evitativo le atrae el apego ansioso?

Pues esto pasa por varias razones:

1.- Porque se complementan: recordemos que con apego evitativo hay una gran desconexión de las emociones, y en un principio puede resultar muy atrayente esa sensibilidad y esa pasión que suele estar presente con el apego ansioso. Aunque a la vez temen quemarse si se acercan demasiado. Así como el apego ansioso se siente atraído en principio por la independencia y la aparente seguridad del apego evitativo, nos sentimos atraídos justamente por aquello que creemos que no tenemos o nos falta.

2.- Deseo inconsciente de satisfacción de necesidades insatisfechas en la infancia. Desde el apego evitativo hay una gran dificultad también para expresar necesidades emocionales, y es muy atractiva esa mayor predisposición a expresar necesidades y a mostrar afecto que tiene el apego ansioso. También al recibir constantes muestras de afecto y de confirmación, le hace sentir válido.

3.- Repetición de patrones familiares. Si en el pasado vincular del apego evitativo había una figura de apego con apego ansioso, es posible que busque inconscientemente repetir ese patrón conocido en sus relaciones adultas.

Aunque al final eso que nos atrae acaba siendo lo que nos acaba alejando. Esa sensibilidad, necesidad de conexión emocional acaba abrumándoles y alejándoles lo que acaba activando el sistema de apego del apego ansioso. En un círculo vicioso donde las necesidades de uno chocan con las necesidades del otro.

Por eso cuando son nuestras heridas emocionales las que eligen pareja, eligen a personas que las complementan aunque al final lo que crea es que las diferencias se marquen más o incluso que nuestras heridas se hagan más grandes. Por eso es fundamental para que podamos elegir pareja de forma consciente, independientemente de nuestro estilo de apego, que trabajemos en nuestros patrones relacionales y en nuestras heridas emocionales para poner vincularnos de forma sana.

¿Y eso cómo lo podemos hacer?

Pues primero y fundamental es conocer nuestras heridas, nuestra historia pasada y cómo nos afecta en nuestro presente, reconocer patrones vínculares presentes, aprender herramientas para autorregularnos y corregularnos adecuadamente, conectar con nuestro niño/a interior, ma(pa)ternarnos, revisar creencias…. sé que suena abrumador hacer todo esto por uno mismo. 

Para poder ayudarte a conseguir todo esto, independientemente de tu estilo de apego predominante y de la edad que tengas, puedes trabajar todo esto de dos formas:

  • Lo ideal siempre será en terapia, donde a través de un vínculo seguro y sanador, revisarás con un experto tu historia para darle el peso que tuvo, para sacar esa experiencia, conectar con tus emociones, necesidades, experiencias, ¡con tus fortalezas! Es un lugar muy potente para sanar tus heridas emocionales y tu estilo de apego inseguro.

  • Para los que no podáis o no queráis trabajarlo en terapia (o también lo podeís hacer a la par que estáis en terapia) os he creado el curso online Segurizando tu apego. Un curso muy potente donde os comparto desde la teoría y la práctica con las herramientas más pontentes que utilizamos en terapia para conseguir un apego seguro y sanar heridas emocionales. Si quieres saber más puedes pinchar aquí.

PD: También tenéis mi taller online de heridas de apego, que es un taller más cortito pero también potente para empezar a conectar y revisar tus heridas emocionales.

¿Quién elige a tus relaciones, tú o tus heridas emocionales?

taller heridas de apego
¿Cómo se ve la herida del abandono en las relaciones de pareja?

¿Cómo se ve la herida del abandono en las relaciones de pareja?

Hoy vamos a hablar de un tema muy interesante y relevante: cómo se ve la herida del abandono en las relaciones de pareja. Ya sea que estemos en una relación actualmente o buscando establecer una nueva, entender cómo nuestra herida del abandono afecta nuestras relaciones es una pieza clave para auto conocernos, que podamos atender y trabajar en lo que necesitemos para poder tener vínculos sanos.

Antes de nada me gustaría presentarme para los que no me conozcáis. Mi nombre es Marta Castelos, y soy psicóloga especializada en apego y trauma. Me encontraréis en tiktok y en instagram donde divulgo acerca de estos temas como @psicologamartacastelos. Y ahora sí, veamos como se refleja la herida del abandono en las relaciones de pareja.

¿Cómo saber si tengo la herida del abandono?

  • ¿Tienes un gran miedo de que tu pareja te deje?
  • ¿Aguantas demasiado en tus relaciones por miedo a que te abandonen y a estar sol@?
  • ¿Te cuesta poner límites y parar situaciones que no te agradan por miedo a que se enfaden contigo y se vayan?
  • ¿Te haces fácilmente dependiente? ¿Sientes que los demás no te quieren como los quieres tú a ellos?

Si has dicho que SI a estas preguntas, lo más probable es que estés experimentando los efectos de la herida del abandono. (Recuerda que esto no es un diagnóstico eso debe hacerlo un profesional cualificado, simplemente es para que puedas conocerte más).

La herida del abandono se origina en nuestras experiencias pasadas, cuando sentimos un abandono físico o emocional en la infancia por nuestras figuras de apego o después por situaciones traumáticas. Estas experiencias crean una sensación profunda de miedo al abandono, lo que puede llevar a patrones de comportamiento poco saludables en nuestras relaciones de pareja para protegernos de otro posible abandono.

Algunas formas en las que la herida del abandono puede manifestarse en nuestras relaciones son:

1. La necesidad desesperada de aprobación y validación constante.

2.Relaciones con alto grado de dependencia emocional y/o codependencia.

3. El temor al compromiso y evitar relaciones estables. Prefiero no ser tenido en cuenta, que abandonado.

4. La tendencia a sabotear la relación cuando se vuelve demasiado cercana o real. Antes de que me abandonen, abandono yo primero.

5- Rol de salvador/a, con tendencia a atender las necesidades de los demás, olvidándonos de las nuestras.

6-Relaciones donde hay altos grados de ansiedad cuando la pareja no está presente físicamente o no te puedes comunicar con él o ella.

7-Con muchas dudas sobre si tu pareja te quiere o no. No tienes la seguridad de que tu pareja va a seguir ahí.

8-Miedo a la soledad, a quedarnos solos/as.

9-Estado de hiperalerta a las posibles señales de que tu pareja puede abandonarte.

Estos son mecanismos de prevención que hemos aprendido como respuesta adaptativa a la herida del abandono para así protegernos de no volver a sentirnos abandonados. Aunque no suelen funcionar, es la protección que tenemos en falta de otras más adaptativas.

Aunque se suele asociar más al apego ansioso, también se pueden ver en ocasiones rasgos evitativos. Y esto pasa si hubo una retraumatización: después de varias decepciones amorosas nos puede llevar a rasgos más propios del apego evitativo por protección.

Pero ¡TRANQUILIDAD!, la buena noticia es que la herida del abandono (al igual que las demás heridas) no tiene porque dictar nuestras relaciones de pareja para siempre. Podemos sanar y transformar esta herida para cultivar conexiones más saludables y amorosas.

 

Aquí hay algunos pasos que podemos tomar para sanar la herida del abandono en nuestras relaciones de pareja:

 

  • Autoconocimiento y autorreflexión: Reconocer y explorar nuestras heridas pasadas para entender cómo han influido en nuestra forma de amar y ser amados.
  • Trabajo de sanación personal: Buscar terapia con un psicólogo especializado en apego y trauma (puedes ver info de nuestras sesiones aquí) para trabajar en nuestras emociones y creencias subyacentes y desarrollar una mayor autoestima y amor propio.
  • Comunicación abierta y honesta: Aprender a comunicar nuestras necesidades y miedos a nuestra pareja de manera abierta y directa, construyendo una base sólida de confianza y seguridad.
  • Establecimiento de límites saludables: Aprender a establecer límites claros en nuestra relación, respetando nuestras necesidades y prioridades sin perder nuestra individualidad.

¡Recordemos que tenemos la capacidad de sanar! Pero por sí mismas las heridas de apego no se sanan, sino más bien todo lo contrario tienden a retroalimentarse. La herida del abandono influye mucho nuestras relaciones de pareja, pero como os decía antes podemos sanarlas con mucho trabajo, paciencia, compasión y amor propio.

 

Si queréis trabajar en vuestra herida del abandono por vuestra cuenta, os he creado un taller de heridas de apego donde veremos como nos ha afectado nuestro pasado a nuestro presente, y cómo podemos empezar a sanar las heridas que tenemos para poder construir las relaciones sanas y nutritivas que deseamos. Puedes ver toda la info del taller aquí.

 

 

¡No tengas miedo de sanar y buscar el amor que mereces! Recuerda, el camino de la sanación lleva tiempo y paciencia, pero los resultados valen la pena. ¡Vamos a construir relaciones más saludables y amorosas juntos!

 

Puede que también te interese leer: «Herida del abandono: en qué consiste»

taller heridas de apego

Cómo reconectar con tu niña interior

Cómo reconectar con tu niña interior

 ¿Qué es eso de reconectar con nuestra niña interior? Hoy hablaremos de este concepto tan de moda, que seguro habéis oído en muchos sitios para ver que quiere decir exactamente este concepto de niña y niño interior. Y también veremos como reconectar con esta parte que tenemos tan apartada de nosotros para hacer uso de una de las más grandes herramientas terapéuticas que tenemos para sanar nuestras heridas de apego.

¿QUÉ SIGNIFICA EL CONCEPTO DE NIÑA INTERIOR?

 

Pues la metáfora de la niña interior para hacer referencia a esa parte de nosotros que guarda todas nuestras heridas de apego, de esas necesidades emocional no cubiertas. Pero nuestro niño/a interior también recoge muchas partes positivas como la espontaneidad, el disfrute, el goce, el juego, la diversión. 

Cuando se despiertan algunas de nuestras heridas se activa nuestra niña o niño interior, que trata como sea de volver a recuperar la seguridad perdida. 

Normalmente estamos muy desconectados de nuestros niños interiores, por que la carga que pesan es dolorosa y por su propia naturaleza, no nos gusta ver lo que duele. Pero al rechazar a nuestros niños, también nos rechazamos a nosotros mismos. 

Reconciliarnos con nuestros niños y estar para ellos, presentes, amorosos, disponibles, es una de las herramientas más poderosas para sanar nuestras heridas de apego. 

¿Cómo reconectar con tu niña interior?

 

Y aquí viene la pregunta clave, ¿cómo podemos reconectar con nuestro niño o niña interior? Ahora que sabemos que hemos dejado de lado a esa parte de nosotros que guarda esas situaciones dolorosas el tema es como reconectar con tu pequeño o pequeña. 

Las heridas son heridas no por lo que pasó en sí mismo, sino porque no hubo un adulto lo suficientemente presente para sostener y acompañar a ese niño. Ahora necesitamos que haya esa parte de nuestro adulto para que pueda hacer esa labor. 

Si sientes que tu parte adulta no está muy presente o está un poco perdida, puedes pedir ayuda profesional. Tu psicólogo sería ese adulto compasivo, amoroso, receptivo, presente, disponible para que pueda acoger a tu niño y que ese adulto para recuperando su poder. Puedes ver info de nuestras sesiones aquí por si necesitas nuestra ayuda, somos especialistas en apego y trauma. 

 

Si tu adulto está presente y tiene las capacidades para atender a tu niño, en el episodio de mi podcast «Cicatrices Doradas» que encontrás abajo hablamos mi compi Ainhoa Boluda y yo justamente acerca de esto y de cómo puedes reconectar con tu niña interior. También está en audio en Spotify, Ivoox y Podimo si prefieres.

 

¿Qué temas os gustaría que hablara en mi podcast? ¡Os leo!

 

un abrazo,

Marta Castelos

Apego desorganizado: te quiero cerca pero me da miedo

Apego desorganizado: te quiero cerca pero me da miedo

El apego desorganizado es el gran desconocido de los 3 estilos de apego inseguro. Parece que todos los focos van para el apego ansioso y el apego evitativo. Poco se habla de él, así que aqui te cuento todo lo que necesitas saber de este estilo de apego.

APEGO DESORGANIZADO: EL GRAN DESCONOCIDO

 

Seguro que estáis cansados de ver post en instagram y otras redes sociales infinidad de post acerca del apego ansioso y el evitativo. ¡Yo me incluyo! Y es que el estilo de apego desorganizado tiene muy poca incidencia en la población. Entre un 3-5% de la población tiene este estilo de apego inseguro. Pero eso no implica que no haya que  hablar de él, ya que muchas personas lo sufren hoy en día y también muchas personas lo confunden con los otros estilos de apego.

 

Siempre se define el apego desorganizado como la mezcla del apego ansioso y el evitativo. Y es que así es, pero no como la gente se imagina.

 

Muchas personas con apego evasivo o evitativo, creen tener también apego ansioso al tener ansiedad en las relaciones. Pero lo cierto es que el apego ansioso va más allá de sentir ansiedad en las relaciones. Podemos sentirla en determinados momentos con otros estilos de apego, como durante una ruptura, ante la ambivalencia de la otra persona, los chantajes emocionales, la invalidación o una crisis de pareja. Y eso no definirá nuestro apego.

¿DE DONDE VIENE EL APEGO DESORGANIZADO?

 

Este estilo de apego viene de infancias donde hubo maltrato y negligencia, donde el vínculo para el niño era percibido como peligroso. Y como la tendencia del apego es acercarnos a nuestras figuras de apego para proveernos de amor y seguridad, lo hará pero con un miedo horrible.

 

Por eso siente la ansiedad del apego ansioso a la cercanía, y la desconexión y miedo que le hace huir cuando lo tiene como el apego evitativo.

 

Si quieres saber más tienes un capítulo de mi podcast «Cicatrices Doradas» donde os hablo en profunidad del apego desorganizado. Puedes escucharlo en Spotify,Ivoox, Podimo y Youtube. Os dejo aquí el enlace.

 

Así como en los otros apegos inseguros no siempre es necesario terapia, en el apego desorganizado tiene detrás un gran trauma, por lo que para sanar es necesario tomar terapia.

 

También te dejo el formato podcast en vídeo por si prefiers verlo y saber más sobre el tema.

 

¿Qué temas os gustaría que hablara en mi podcast? ¡Os leo!

 

un abrazo,

Marta Castelos

7 Consejos para mantener los celos patológicos a raya

7 Consejos para mantener los celos patológicos a raya

 

Los celos son una de las demandas más habituales en nuestras consultas. Crean muchísimo malestar, dolor, ansiedad y distancia en las relaciones. Trae muchos problemas y vivir así es una agonía. La buena noticia es que pueden sanarse. Aquí os voy a contar que son exactamente los celos, los tipos que hay y 7 consejos para mantener los celos patológicos a raya.

 ¿Qué son los celos?

Pues los celos son una respuesta emocional natural que nace cuando tenemos miedo a perder algo que es importante para nosotros. En el caso de las parejas sería a perder la relación que tenemos. Hasta cierto punto los celos son normales. Cuando quieres a alguien no quieres perderle, y si hay una amenaza real pueden ser útiles porque nos dan la señal de alarma de que debemos realizar una serie de acciones para mantener nuestra relación. En un nivel normal se pueden gestionar bien, como un pinchazo en el estómago que lo dejas pasar y se van.  

El problema no es tanto la respuesta emocional en sí, ya que es humana y normal tenerla, sino las respuestas que provocaría en nosotros como el control, la manipulación, el chantaje emocional, las inseguridades… que entonces ya serían celos patológicos. Se desconfía de la pareja, se está siempre alerta a posibles amenazas de infidelidad y cualquier indicio puede ser motivo de celos. 

Y dentro de los celos patológicos los podemos dividir en dos clases: los infundados y los fundados. Los infundados serían aquellos que no tienen base ninguna que los acompañe, sino que dependen de las inseguridades propias de la persona y los fundados serían cuando tenemos motivos más que de sobra para tener desconfianza de nuestra pareja.

 

Con los celos patológicos la ira te devora por dentro y te hace obsesionarte, con niveles muy altos de estrés, ansiedad, miedo y tristeza. Es una forma de controlar que la otra persona no se vaya, de mantener el vínculo, creando muchísimo malestar tanto a quien los padece como a quien los sufre.  Perdemos totalmente el control y el norte, se siente muchísimo dolor, y nuestras inseguridades y carencias van creciendo igual que los celos. 

 

Los celos patológicos no son muestras de amor, sino que son señales de inseguridad, desconfianza, sensación de inferioridad y miedo a la pérdida y abandono. Estos sentimientos no aportan nada bueno, solo traen dolor, miedo, rabia, enfados y hasta pueden provocar la ruptura de la pareja. En el amor no hay nunca garantías, y nuestros celos no dependen del otro sino de nosotros mismos. 

¿Qué caracteriza a una persona con celos patológicos?

Pues tienen una baja autoestima, necesidad de control, dependencia emocional, sentimientos de inseguridad, posesión y desconfianza, de no ser suficiente y con un alto grado de miedo al abandono y en algunos casos también tienen la herida de la traición.

Puede que también te interese el artículo «La herida del abandono».

Tienen conductas de comprobación como revisar el teléfono de sus parejas, controlar sus amistades, con quien hablan con quién no, no dejarles su espacio personal. Invierten mucho tiempo en vigilar e investigar a sus parejas, llaman constantemente para saber que están haciendo, controlan hasta la forma de vestir del otro y tratan de controlar su vida. 

Lo que más influye sobre todo en que una persona sea celosa es su nivel de autoestima, su historial sentimental y sus heridas emocionales. El miedo a volver a sufrir un abandono y/o una traición, hacen que se utilice el control como medida para protegerse. Recalcar que estas conductas son muy tóxicas y que no deben permitirse nunca en pareja. Nos alejan de tener una relación sana y de estar bien emocionalmente.

Puede que también te interese el artículo «La herida de la traición».

Y si son celos fundados y tienes motivos para celarte, piensa si te compensa este nivel de ansiedad y estrés para confiar en tu pareja. La confianza nunca es control, o confías o no confías. Y por mucho que controles (además de que es totalmente tóxico) no te garantiza que la persona no te vuelva a engañar. Una cosa es volver a la relación y otra perdonar una infidelidad, y puede que quieras lo primero y no puedas lo segundo. Vivir así es un sinvivir y nunca debería ser una opción. Podéis valorar la idea de ir a terapia de pareja para ver si es posible recuperar la confianza o dejar definitivamente la relación.

 

 

manejar celos

Cómo mantener los celos patológicos a raya

Para mantener los celos patológicos a raya lo más adecuado sería acudir a un especialista para superar los celos patológicos, para así mejorar tu salud emocional, sanar tus heridas emocionales y darte herramientas para mejorar tu autoestima, gestión emocional y creencias tóxicas acerca del amor. Si sufres de celos en un alto grado hay mucho trabajo que hacer a nivel psicológico y que por ti mismo no podrás hacer ya que son pensamientos obsesivos e intrusivos que no te dejan pensar racionalmente. Y al final acabarán provocando lo que más miedo tienes: que se rompa la relación. Nadie aguante ese nivel de celos (ni se debería) y acaba haciendo mella en la relación.

Mientras los trabajar te doy unos consejos para que puedas empezar a trabajarlos:

1.-Analízate. Observa en qué momentos son los que más sientes celos. Puede ser alguna situación en concreto, una persona  o un momento emocional tuyo. Analiza cuando se producen y escríbelo, así como los pensamientos y creencias que aparecen en tu mente y los comportamientos que sueles hacer. Así podrás ir tomando conciencia de cómo se producen de forma más objetiva.

2.- Mejora la comunicación con tu pareja. La comunicación es fundamental en una relación y es la asignatura pendiente en la mayoría de las parejas. Debemos trabajar en nuestra comunicación, en expresar las cosas sin que sean chantajes, exigencias o reproches. Que sea una comunicación efectiva, sana y que el mensaje llegue. 

3.- Trabaja tu autoestima y heridas emocionales. Cuando tienes una sana autoestima y tus heridas están trabajadas, no verás fantasmas en todas las esquinas ni te sentirás inferior a nadie. Al final son el origen de muchos de nuestros problemas y uno de ellos en algunos casos son los celos patológicos e inseguridades personales. Nadie podrá darte la seguridad que buscas fuera, ya que ese miedo está dentro de ti (a no ser que sean celos fundados).

4.-Revisa tus creencias negativas acerca del amor. Nos han vendido que el amor es posesión, y claro, así hay mucha gente que piensa que cuantos más celos más amor. Pero nada que ver como ya vimos antes. El amor es poder elegir libremente a la otra persona entre todas las demás. En cambio los celos son control, son una cárcel que te limitará más y te creará más dolor.

5.-Acepta que tu pareja encuentre satisfacción fuera de ti. No puedes ser la única fuente de placer de tu pareja. También disfrutará estando con sus amigos, con su familia, haciendo sus hobbies… eso no hace que te quiera menos. Al contrario, es muy sano en una relación el tener espacios diferenciados donde cada uno pueda desarrollarse como persona. No puedes ser TODO para la otra persona. No es sano.

6.-Redirige la atención hacia ti. Los celos se suelen volcar hacia el otro cuando en verdad es algo que refleja algo que nos pasa dentro. Debemos redirigir nuestra atención hacia lo que nos pasa, lo que estamos pensando y creyendo, aquello que se remueve dentro de nosotros cuando nos sentimos así. Algo que nos conecta a nuestra historia de vida que se reabre con los celos y que tememos que vuelva a suceder. ¡Ahí está la clave!

7.- Revisa tus  límites. Igual tus celos están siendo fundados. En ese caso revisa cuáles son tus límites innegociables en pareja para ver si se están vulnerando. Es normal sentirse inseguro en una relación insegura, y si este es el caso el problema no lo tienes tú sino el lugar en donde estás.

Recuerda que los celos no hacen sentir bien a nadie. Una relación debería ser un sitio donde te hagan sentir bien, a gusto y que confían en ti. No constantemente analizado, controlado y recriminado. Nadie quiere estar donde le hacen sentir así. El amor no se obliga, se disfruta. Y si no se puede hay que revisar de donde vienen y cómo es la relación para salir de ese bucle tan doloroso.