¿Por qué al apego ansioso le atrae el apego evitativo?¿Por qué las relaciones donde hay una dinámica de apego ansioso y evitativo son tan comunes?  Hoy vamos a hablar de esto, desde el lado del apego ansioso. De las razones por las que alguien con un predominante estilo de apego ansioso le atrae el apego evasivo o evitativo. Aunque sean relaciones que parecen totalmente incompatibles desde fuera, tiene su explicación el porque son tan comunes.

¡Antes de nada me gustaría presentarme para los que no me conozcáis! Mi nombre es Marta Castelos, y soy psicóloga especializada en apego y trauma. Me encontraréis en tiktok y en instagram donde divulgo acerca de estos temas como @psicologamartacastelos, ¡podéis buscarme por ahí para ver más información interesantes acerca de vínculos y heridas emocionales! Y ahora sí, veamos como las razones por las cuáles al apego ansioso le atrae el apego evitativo

¿Quién elige a tus parejas, tú o tus heridas emocionales?

    Cuando tenemos heridas emocionales muy marcadas, suelen estar detrás de nuestra elección inconsciente de  relaciones de pareja. Aunque pensemos que elegimos pareja de manera más presente y consciente, hay muchísima información que manejamos a nivel inconsciente que nos hace repetir patrones en nuestros vínculos. Por eso si ves que tienes un determinado patrón relacional en tus relaciones es porque son tus heridas emocionales quienes eligen a tu pareja, y no tú.

Puede que también te interese mi artículo «apego ansioso: características y mecanismos»

¿Por qué al apego ansioso le atrae el apego evitativo?

No es que tengamos un imán y por eso nos sintamos atraídos por unas u otras personas. De forma inconsciente nos fijamos en determinadas características sin darnos apenas cuenta. Por eso hoy vamos a poner conciencia en estos patrones para poder romperlos y escoger pareja desde un lado más consciente para nosotros.

¿Cuáles son las razones por las que al apego ansioso le atrae el apego evitativo?

 

1- Sensación de desafío. El apego ansioso tiene un gran miedo al abandono y siente muchísima inseguridad de la permanencia de la relación. hay una extrema necesidad (por que esta necesidad la tenemos todos) de cercanía y conexión emocional. ¿Qué ocurre en este caso? Pues que la independencia del apego evitativo y su gran necesidad de espacio personal puede verse como un auténtico desafío para alguien con apego ansioso, para así tratar de resolver en el presente sus propios miedos y heridas del pasado.

2.- Deseo inconsciente de satisfacer necesidades insatisfechas en la infancia. Desde el apego ansioso hay detrás una gran herida de merecimiento, y a través de esa «lucha» por conquistar la atención y cariño, hay un intento de sanar heridas que se crearon en vínculos de apego del pasado tratando de sentir ese merecimiento de amor que no tuvieron.

3.- Repetición de patrones familiares. Si en el pasado vincular del apego ansioso había una figura de apego fría, distante y no disponible emocionalmente, es muy probable que busquemos inconscientemente repetir ese patrón conocido en nuestras relaciones adultas.

Aunque al final eso que nos atrae de la otra persona acaba siendo lo que nos acaba alejando. Esa independencia, esa supuesta «seguridad», necesidad de espacio personal… acaba activando el sistema de apego del apego ansioso y activando mecanismos automáticos para recuperar la conexión perdida. Lo que ha su vez activa el sistema de apego del apego evitativo, alejándose más al sentirse sobrepasado por las exigencias y reclamos. Es un círculo vicioso donde las necesidades de uno chocan con las necesidades del otro.

Por eso cuando son nuestras heridas emocionales las que eligen pareja, eligen a personas que las complementan aunque al final lo que crea es que las diferencias se marquen más o incluso que nuestras heridas se hagan más grandes. Por eso es fundamental para que podamos elegir pareja de forma consciente, independientemente de nuestro estilo de apego, que trabajemos en nuestros patrones relacionales y en nuestras heridas emocionales para poner vincularnos de forma sana.

¿Y eso cómo lo podemos hacer?

Pues primero y fundamental es conocer nuestras heridas, nuestra historia pasada y cómo nos afecta en nuestro presente, reconocer patrones vínculares presentes, aprender herramientas para autorregularnos y corregularnos adecuadamente, conectar con nuestro niño/a interior, ma(pa)ternarnos, revisar creencias…. sé que suena abrumador hacer todo esto por uno mismo. 

Para poder ayudarte a conseguir todo esto, independientemente de tu estilo de apego predominante y de la edad que tengas, puedes trabajar todo esto de dos formas:

  • Lo ideal siempre será en terapia, donde a través de un vínculo seguro y sanador, revisarás con un experto tu historia para darle el peso que tuvo, para sacar esa experiencia, conectar con tus emociones, necesidades, experiencias, ¡con tus fortalezas! Es un lugar muy potente para sanar tus heridas emocionales y tu estilo de apego inseguro.

  • Para los que no podáis o no queráis trabajarlo en terapia (o también lo podeís hacer a la par que estáis en terapia) os he creado el curso online Segurizando tu apego. Un curso muy potente donde os comparto desde la teoría y la práctica con las herramientas más pontentes que utilizamos en terapia para conseguir un apego seguro y sanar heridas emocionales. Si quieres saber más puedes pinchar aquí.

PD: También tenéis mi taller online de heridas de apego, que es un taller más cortito pero también potente para empezar a conectar y revisar tus heridas emocionales.

¿Quién elige a tus relaciones, tú o tus heridas emocionales?

taller heridas de apego